Buscador

Actualidad

Compartir en:
Facebook
Twitter
E-mail
  • Descargar Archivo

La logística se vuelve Lean: aplicación práctica

Las operaciones logísticas pueden llegar a generar entre el 10% y 40% del coste del producto, y más del 50% de ese coste está constituido por actividades que no agregan valor. Lean Logistics asegura procesos ágiles de logística reduciendo considerablemente la variación.

Por Luis Socconini

La logística se vuelve Lean y es en este momento en la historia de la logística que, aunque sabemos mucho sobre las mejores prácticas y sobre la logística, tenemos ante nosotros un mundo de oportunidades cuando tomamos el concepto Lean y Six Sigma para redefinir la manera en que analizamos nuestros procesos y los hacemos más ágiles.

Lean es un sistema de trabajo desarrollado por Toyota para hacer más flexible y ágil sus procesos a través de la eliminación de prácticas que generan desperdicios y Six Sigma es un sistema de mejora continua que busca eliminar la variabilidad en cualquier proceso, a través de una metodología muy poderosa basada en  herramientas estadísticas. Se puede resumir de la siguiente manera: Lean es velocidad y Six Sigma calidad.

Juntos Lean y Six Sigma aportan a la logística un marco de referencia para el  análisis a través de mapas de valor, los cuales permiten conocer a detalle todos los procesos logísticos. Usando esa información, se aplican correctamente las herramientas Lean y Six Sigma para lograr flujos de información y conocimiento confiables a lo largo de toda la cadena de suministro.

Bajo este enfoque se vuelve común el uso de palabras como “takt time” o “pitch”, las cuales engloban el concepto que permite entender la velocidad de compra del cliente final. Y será bajo este ritmo de compra que se sincronizarán todas las actividades desde la producción y hasta las entregas.

Las compañías que han implementado Lean Six Sigma Logistics, comprendieron que lo más importante es que la comunicación fluya desde la demanda real del cliente final, y así en cada eslabón de la cadena, hasta los proveedores. Se debe trabajar colaborativamente para dejar de adivinar las necesidades del Cliente mediante pronósticos y, en su lugar, usar la demanda real para planificar la producción y las entregas y de esta manera desarrollar un sistema de suministros altamente efectivo y rentable.

Para hacer posible un sistema logístico altamente confiable, las empresas deben educar, formar y desarrollar a su personal en la filosofía, metodología y herramientas que configuran Lean Six Sigma Logistics, ya que el involucramiento de todos en la empresa es lo que permite lograr resultados asombrosos.

Cuando implementamos Lean Six Sigma Logistics, podemos esperar mucha más armonía en el trabajo cotidiano, además de mejorar en las entregas y en el servicio al Cliente. Algunos resultados típicos que se han conseguido tras la implementación son:

  • Tiempos de entrega de 8 semanas a sólo 2 días
  • Reducción de inventarios de 4 meses a sólo 15 días
  • Reducción de un 50% en los costes de mala calidad causados por el manejo de materiales
  • Incremento en la rotación los inventarios de 4 por año a 12, en menos de 1 año y con posibilidad de seguir aumentándola.

En conclusión, podemos pensar que las empresas que no se preparen para ser ágiles y excelentes, no podrán competir en un mundo globalizado y con tantos retos. Por eso ya “no son los grandes los que se comen a los chicos, sino los rápidos a los lentos”.

Sedes ICIL

Sede:
ICIL Barcelona
Dirección:
Conxita Supervia 9-11
08028 Barcelona
Teléfono:
93 2256102
Email:
barcelona@icil.org
Fax:
93 2256108
Contacto:
Mª Teresa Pérez
Sede:
ICIL Madrid
Dirección:
C/ O'donnell, 34, 4D
28009 Madrid
Teléfono:
91 4176583
Email:
madrid@icil.org
Fax:
91 4176584
Contacto:
Pilar María Marijuan
Sede:
ICIL Bilbao
Dirección:
C/ Colón de Larreátegui nº 26, Bajo G
48009 Bilbao
Teléfono:
94 4009067
Email:
bilbao@icil.org
Fax:
94 4025754
Contacto:
Lourdes Clerico.