La gamificación como eje principal de la formación en logística

Gamificación

El creciente interés por la logística, tanto desde la perspectiva formativa como en la empresarial-económica, ha propulsado la aparición de nuevas titulaciones en todo tipo de universidades, escuelas de negocio y centros de formación que antes eran totalmente ajenos a la cadena de suministro. El rol de la Supply Chain en las compañías ha pasado a ser una ventaja competitiva a nivel estratégico, lo que provoca que como centro de formación tengamos la obligación de adaptarnos a la nueva realidad, que requiere de una formación a todos los niveles.

Las nuevas tecnologías han afectado a los avances en la Supply Chain y esto se tiene que reflejar en el programa lectivo. En los programas ICIL, hemos empezado a incluir gamificación y simuladores en los distintos módulos para conseguir imitar las condiciones de toma de decisiones que se dan en la realidad de la compañía. La transmisión de contenido teórico-práctico tiene que ser de la máxima calidad, pero se tiene que sustentar con una base de práctica, casos y simulación que consolida la transmisión de conocimientos entre profesionales. Creemos que en el aula hay que trabajar los casos en igualdad de condiciones que en la vida real del profesional logístico. También invitamos a los directivos para que expliquen en primera persona los Business Cases de sus propias compañías. Compartir los éxitos y los errores, y debatir sobre ellos, es fundamental para que el proceso de aprendizaje sea completo.

El concepto de gamificación hace referencia a una técnica de aprendizaje que busca unos mejores resultados en la transmisión de conocimiento en el aula, a través de una dinámica de juegos. Se pretende que el participante sea capaz de asimilar mejor los conceptos de la materia a la vez que pone en práctica esos conocimientos.

Por nuestra experiencia, la atención del alumno se perdía cuando en el aula se proyectaban vídeos de almacenes para hablar de su diseño y gestión. Sin embargo, si el alumno juega a crear su propio almacén a través de simuladores y lo pone en funcionamiento, la efectividad del proceso de aprendizaje aumenta sustancialmente, a la vez que la atención del alumno está activa al cien por cien en todo momento.

Las nuevas tecnologías también se pueden aplicar en el aula. La transformación digital nos proporciona herramientas nuevas que rompen por completo el paradigma de la sesión magistral. Crean una atmósfera apropiada para que la transmisión de conocimiento fluya de manera que los alumnos no solo son receptores de ese conocimiento, sino también partícipes del mismo.

Con la gamificación podemos conseguir el learning-by-doing, aprender a través de la práctica. Y en logística lo podemos conseguir a través de los simuladores, para que el alumno se pueda enfrentar a la toma de decisiones en escenarios similares a los de la vida empresarial real. La simulación se convierte así en una actividad más atractiva para los alumnos que participan en el programa, pues les permite recordar todo lo aprendido durante más tiempo que cuando son oyentes pasivos en el aula.

Cuando en ICIL preparábamos el diseño de la nueva edición del máster, la promoción número 100, se analizó cómo se trabajaba en las empresas logísticas a la hora de desarrollar proyectos, reorganizar procesos y tomar decisiones. Fue entonces cuando ya se pensó en la importancia de incorporar las mismas herramientas que utilizan las compañías, para simular escenarios en el aula como elemento diferenciador de otros programas formativos.

Poco a poco, se pasó del Business Game que se impartía al final de los programas a incorporar simuladores y mecánicas de juegos en el aula para afianzar los conocimientos y conseguir una mayor efectividad en la asimilación de los conocimientos. Poder interactuar con un proceso que has diseñado tú mismo te permite una mejor asimilación de los contenidos que no olvidarás con facilidad. Es por eso que desde que hemos empezado con estas técnicas, cada vez más entendemos la gamificación como una práctica esencial en el ámbito formativo, en un sector como el logístico que está en constante evolución.

César Castillo

Director académico

ICIL